En 2019, soy aprendiz de chinampero en San Gregorio Atlapulco, donde revolotea el agua. Me gusta imaginar, editar, diseñar y participar en la producción de publicaciones impresas, también procurar sus usos y despliegues. Tengo una relación afectiva con la fotografía documental. Recientemente estoy explorando medios audiovisuales, pictóricos y textiles.